"Lo que del corazón sale, al corazón llega"


DIOS ES MAS FUERTE

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Un juego que tal vez ayude a despertar


En los peores momentos de mi vida, justo antes de despertar, estuve al borde de la locura.

Recuerdo un instante en la cocina del departamento en el que vivíamos en el cual sentí que mi cerebro colapsaría, que caería al suelo desmayado y despertaría internado en un hospital neuropsiquiátrico. Fue el instante en el que me entregue al universo para que sucediera lo que debía suceder.

Hasta ese entonces yo era quien debía resolver todo, todo era responsabilidad mía y vivía agobiado. Esa experiencia me enseño a decir “basta, yo no pudo, le entrego esta situación al universo”.

De ese modo empecé a entregar situaciones, fui a ver al gerente general de la empresa en la que trabajaba y le dije que el dinero no me alcanzaba para cubrir mis gastos, su respuesta fue que no me podían pagar más, por lo que le dije que yo valía y que dedicaba todas mis energías en mi trabajo, por lo cual era responsabilidad de ellos que mi familia viviera económicamente bien, (ahora que escribo pienso que en realidad se lo decía al universo a través de él).

Poco a poco las cosas se empezaron a ordenar, y alguien fundamental en ese proceso fue Felicia, mi adorada perra, cada vez que volvía del trabajo ella me esperaba detrás la puerta y se abalanzaba sobre mi cuando me veía entrar, no me daba ni tiempo de saludar a mi mujer y a mi pequeña hija, saltaba y giraba alrededor mio, una vez que lograba quitarme la ropa con la que trabajaba para preservarla de sus uñas, le dedicaba un rato de juego hasta que finalmente me daba un momento para compartir con Serena y Julieta. Luego debía sacarla a pasear para que pudiera hacer sus necesidades, con lo cual había otro espacio que sin ella no hubiese tenido, el del paseo diario. Felicia me reconecto con el placer de pasear, con el juego que había perdido cuando deje atrás la niñez, y con la inocencia de los perros que solo dan amor sin pedir nada a cambio.

Julieta me conectaba con la vida, con el despertar como padre al ver mi crecimiento en sus ojos, y en sus cambios físicos. Ya había descubierto en Serena una gran madre. Todo eso me hizo crecer.

Cada pieza es fundamental en el juego, y jugarlo es lo principal.

Cuando comprendí que todo esto es un juego me empecé a divertir, ya no era la victima a quienes otros no invitaban a jugar, jugando encontré a quienes querían jugar conmigo.

Así la vida se abrió camino, y el camino se hizo misión.

Hoy escribo atravesando todos mis estados de ánimo, y aunque cada tanto me visitan los miedos, cuando siento que es necesario, puedo mirar al cielo y decir: “Yo trabajo para ustedes, pongo todas mis energías en lo que hago, por lo tanto se que nada me faltará, que el universo me proveerá de todo lo que necesito para cumplir mi misión”. Y me vuelvo a entregar al juego, tomo sol, juego con mis perras, y escribo textos como este, un texto que tal vez le haga ver la vida como un juego a un oprimido. Un juego que tal vez ayude a despertar.


Ale Flores
18 de Noviembre de 2017
La Merecida
Silla Azul
Espacio Sagrado
Altar de Fuego




Publicar un comentario
"Lo que del alma sale, al alma llega"
Ale Flores

Soy Reiki

"El amor es la religión de la nueva era."

Mi canal de Youtube - Acá podes escuchar mis textos leídos en Pop Radio (FM 101.5)

"Compartir lo que nos hace bien, nos hace bien de nuevo."

Ale Flores

Aqui podes leer y descargar mis libros: