"Lo que del corazón sale, al corazón llega"


DIOS ES MAS FUERTE

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Ser es ser en amor



Paz, paz, paz.

Prosperidad, prosperidad, prosperidad.

Amor, amor, amor.

Lo que deseo te deseo, lo que pido para mi lo pido también para vos.

Pedí para todos lo que pidas para vos, y siempre concentrate en pedir cosas positivas, no centres tu atención en cosas negativas, pone foco en lo que queres, no en lo que ya no queres para tu vida. Atraemos lo que pensamos, sea miedo o seguridad, sea carencia o amor.

El amor es todo, ya que todo radica en el amor, y todo tiene sentido si conduce al amor.

La paz sin amor es vacio.

La prosperidad sin amor es ego.

El amor conduce al amor, y quien tiene amor tiene todo.

Amor en el corazón.

Amor para dar, dar sin esperar, dar como acto de amor.

Dar como conciencia del ser.

Ser en amor es ser.

Ser, es ser en amor.


Ale Flores
12 de Noviembre de 2017
La Merecida
Silla Azul
Espacio Sagrado

Altar de Fuego



martes, 14 de noviembre de 2017

Ahora su ladrido es el viento


Kika y Conny están tristes, se nota en sus miradas, buscan afecto, y claro, falta alguien, el cuerpo de Felicia ya no es visible a nuestros ojos y ellas lo sienten, como sienten nuestras vibraciones.

Connita me miró y en sus ojos pude ver su tristeza, le dije “te amo”, y se recostó sobre la tierra, la misma tierra en la que ahora su madre se funde para ser eterna en la eternidad del planeta.

Para nosotros Felicia trascendió el tiempo, ya es eterna. Pero es cierto, todos estamos un poco tristes y aunque sepamos que descansa cerca nuestro, su presencia no es completa, y eso la convierte en ausencia.

Yo tengo que aceptar, tengo que contener, contener a mi familia y ayudar a aceptar la perdida.

Tengo que jugar con ellas, mimarlas, acariciarlas mucho sabiendo que todo el amor que nos damos también vibra en Felicia.

Feli merece vernos felices, a eso vino a nuestras vidas, siempre buscó levantarnos el ánimo y cuidarnos, con las vibraciones altas cuidamos de ella, le garantizamos un buen descanso, el que ella se merece, el que le corresponde por haber sido una gran perra.

Ahora sos ojos brillan en la luna y en las estrellas. Ahora su ladrido es el viento, su presencia el calor del sol, y tocar el agua es acariciarla a ella.


Ale Flores
12 de Noviembre de 2017
La Merecida
Silla Azul
Espacio Sagrado
Altar de Fuego


lunes, 13 de noviembre de 2017

Bendecí a la vida con tu presencia en la tierra


Escucha, pone tu mente en silencio, cuando calles a la voz que habla en tu mente todo el tiempo podrás escuchar la voz que te guía, la voz que buscas escuchar.

La divinidad se expresa a través de vos, solo desde el silencio podrás escucharla.

Todo lo que hiciste te preparó para esto, y todo lo que estás haciendo te preparará para lo que viene y vendrá. Vas obteniendo herramientas para afrontar con grandeza nuevos desafíos que creaste para demostrarte tu propio poder.

Tu poder es ilimitado cuando confias en el poder de la creación, Dios es tu fuente y es omnipotente.

Confía en que el poder de Dios te guiará y que con tu fe puesta en él ningún desafío podrá con vos.

La mente crea confusiones, Dios crea vida.

Contempla las maravillas que te rodean, desde una planta, una flor, hasta tus hijos, tu pareja, tus mascotas, tu familia en general, tus amigos, tus afectos.

Contempla todo lo grandioso que te ha dado la vida, vibra en un abrazo sanador, bebe vida de un beso.

Contempla una mirada triste y reparala con un “te amo”.

Acompaña a quien sufre.

Saná al enfermo.

Asumí tu responsable edad.

La vida te bendice dándote vida.

Bendecí a la vida con tu presencia en la tierra.


Ale Flores
12 de Diciembre de 2017
La Merecida
Silla Azul
Espacio Sagrado
Altar de Fuego




viernes, 10 de noviembre de 2017

Manantial de corazón



Así es la vida, este segundo que está pasando no vuelve. Mira tu reloj, ¿ves ese segundo que paso? No vuelve más…

Lo que no hiciste durante ese instante lo podes hacer ahora, o más tarde, o mañana, solo si la vida te lo permite, solo si el tiempo te da otra oportunidad.

Esta tarde abrí facebook como tantas veces y una foto de Laura llamo mi atención, leí el posteo y me enteré que su cuerpo ya descansa de todo el sufrimiento físico que padeció, fue mucho, sufrió mucho, pero con una grandeza, con una fortaleza que eran impresionantes, siempre que la contacte la encontré de buen humor, tuvimos charlas muy simpáticas, yo trataba de levantarle el ánimo, y si podía le daba alguna herramienta. Ella, siempre receptora de la buena onda y de todo lo que podía ayudarla.

No pude despedirla, por eso lo hago ahora, le dedicaré oraciones para que se eleve en paz, y en estas palabras la despido, como también despido a TOM, el perro de Diego Pinillos, un hermano de la vida que mi viejo adoptó. Con Diego nos toco compartir dos procesos de perdidas muy fuertes, el de mi viejo y el de nuestras mascotas.

Me hubiera gustado poder hacer más por ella y por TOM, pero tal vez mi mente estaba ocupada en otras cosas y ahora ya es tarde, ahora solo me puedo ocupar de sus almas.

Por eso hoy les voy a pedir 2 cosas, la primera es que le dediquemos un AVE MARIA a las almas de Laura Grange y a TOM, la otra es que quienes puedan entren a:


y se unan a la campaña, “Manantial de corazón para Yordano”. A los Venezolanos no tengo que explicarles de quien se trata, para quienes no lo conozcan sepan que Yordano Di Marzo es un cantante y compositor maravilloso que desde hace unos años afronta una enfermedad y necesita dinero para seguir su tratamiento, pueden obtener aquí su información personal y profesional:


Es la primera vez que hago algo así, y si lo hago, si me animo a hacerlo es porque el mismo Yordano se animó a subir un vídeo a su página de Facebook pidiendo ayuda, les pido que lo vean ya que tal vez sea el cierre de este texto de hoy, si lo hacen seguramente podrán comprender porque hago esto.


Gracias a todos.


Ale Flores

10 de Noviembre de 2017



martes, 7 de noviembre de 2017

Por mi negra, y por todos los perros del mundo



Me emociona recibir todo el amor que me mandan por la partida física de Felicia, es una emoción que se junta con toda la que vengo sintiendo desde la primera vez que escribí sobre ella. Cuando pedí energía para elevar sus vibraciones y tantas personas de diferentes ciudades se sumaron para enviarle amor.

Tal vez sea un hecho inédito que tantas almas unan su energía en post de un perro, una perra viejita de la provincia de Buenos Aires. Yo sé que ella recibió las vibraciones que le mandaron, lo note en sus cambios, en su mejora, pero la vida dispuso que todo fuera del modo que fue, ella debía partir, finalizar su paso por la tierra con ese cuerpo ya cansado. Ahora duerme en el lugar que le armamos con el mismo amor con el que cada día la íbamos a buscar, la levantábamos y la ayudábamos a caminar. Estuvimos pendientes de ella full time, y si bien fueron momentos difíciles, se que tanto Serena como yo desearíamos saber que nos está esperando en el lavadero o que es hora de ver si come un poco más, pero ya está.

Por mementos me veo reflejado en las imágenes de las películas en las que los actores van al cementerio a remover las tierras tratando de ver nuevamente a sus seres queridos. Por momentos la ausencia es tan profunda y dolorosa como el filo de un puñal. Es que es así, “el amor cuando se va es el filo de un puñal, si lo abrazas te lastima, si lo ignoras duele igual”, (como escribió mi viejo hace años en una de sus canciones).

Había decidido no escribir nada esta semana, tampoco publicar textos nuevos, hacer el duelo en la compañía silenciosa de quienes me acompañan hasta que las energías me obliguen a volver a escribir, y eso pasa ahora, a pocas horas de publicar el texto con el que la despedí, y es porque las muestras de amor que recibo son tan fuertes que hacen que mis dedos se muevan solos sobre el teclado haciendo salir palabras que ni siquiera pienso, que fluyen, como fluye el amor cuando lo dejamos fuir.

Felicia descansa en paz, su cuerpo se esta fundiendo para siempre con la tierra que la vio crecer, que la vio ser madre y amortiguo todas sus caídas, pero su alma es una con todo los perros del mundo, y cada vez que acaricio a sus hijas Kika y Conny, o le doy un beso a Uma siento que ella recibe ese estimulo de amor, por eso me he propuesto nunca más ser indiferente al sufrimiento de un perro, me he propuesto ayudar a cada uno que se cruce por mi camino, tal vez como lo hice siempre, pero ahora siendo consciente que en ellos esta Felicia, y que desde donde vibre su energía recibirá como propio cualquier acto de amor.

Los invito a ser participes de eso ya que desinteresadamente unieron su amor al mío, los invito a sentir en cada perro, en cada mascota el amor que yo siento y sentí por Felicia, ya que nunca me voy a arrepentir de ser su padre, más allá del sufrimiento, más allá de la tristeza esta el amor que nos une y nos unirá por siempre, porque el cordón de amor que me unió a Felicia cuando vi sus ojos por primera vez no se cortara nunca, y sé que algún día, cuando me llegue la hora, Feli me estará esperando como espero tantas veces que vuelva a casa, se que verla me dará la seguridad que necesitaré en ese momento, la seguridad que tantas veces me dio saber que ella estaba afuera, velando por nosotros, sabiendo que nunca permitiría que nada malo nos suceda.

Nos amamos, y nos correspondimos. Nuestro amor es eterno, y en ese amor siempre estaremos juntos.

Por mi negra y por todos los perros del mundo.


Gracias.



Ale Flores
7 de Noviembre de 2017





lunes, 6 de noviembre de 2017

Para Felicia, mi hija perra


Hoy necesito escribir, necesito expresar. Busco liberar emociones retenidas. Hacer un duelo. Dejar ir.

Hace apenas 24 horas estaba aquí, en el lugar exacto en el que estoy ahora, en mi espacio de meditación donde habitualmente escribo.

Llegue tras levantar a Felicia, verla caminar mejor que otros días, comer con voracidad y hacerle unas curaciones para dejarla recostada sobre su colchoneta. Luego de eso tome mi bolso y camine los metros que separan mi casa de este hermoso alcanfor debajo del que dispuse mi espacio sagrado, donde el altar de fuego aguarda siempre mi llegada.

Empecé a acomodar las cosas cuando un extraño ladrido llamó mi atención, pensé que había entrado un perro a mi lote, era un ladrido que se fundía en quejido, la segunda sospecha fue que era Felicia y la fui a ver, al llegar estaba donde la había dejado minutos antes, pero se quejaba, ladraba emitiendo quejidos como si quisiera enfrentarse a algo que solo ella veía, sus fuerzas no le permitían levantarse, solo emitir ese sonido casi constantemente. Pensé en traerla junto a mi a mi espacio y cuando la levante todo su cuerpo se endureció, estiro sus patas para luego aflojarse por completo al punto tal que pensé que había muerto.

La recosté sobre el césped y comencé a acariciarla, le rece un Ave María y lentamente empecé a notar que respiraba suavemente, les mande un mensaje a mi mujer e hija para que vinieran, ya que sabía que se acercaba el final.

Luego de un rato bajo el sol en el que no paré de acariciarla note que empezaba a jadear como si estuviera agitada, pensé que tal vez tenia calor ya que estábamos sobre el césped bajo el sol, por eso la lleve a la galería de casa y la recosté sobre su colchoneta donde nuevamente comenzó con ese ladrido extraño y a quejarse.

Fuimos a la veterinaria, Felicia ya agonizaba, podría durar unas horas más su agonía, la veterinaria nos dijo que no había nada que hacer, la podíamos llevar a casa sedada con el riesgo que tuviera alguna convulsión o que nuevamente comenzar a quejarse. La abracé, lloré mucho, le recé un Ave María y le dije al oído las palabras claves del Hoponoponopo, le pregunte a la veterinaria un montón de cosas para ver si era posible revertir la situación hasta que comprendí que solo faltaba que la dejara ir. Y lo hice, fue tal vez el mayor acto de amor que podía tener hacia ella, mi perra estaba sufriendo y le había prometido no permitirle que eso suceda, además también era necesario evitarles un sufrimiento mayor a mi mujer y a mi hija exponiéndolas a enfrentar una posible muerte traumática de nuestra amada hija, así que la abracé junto a mi mujer y se fue en nuestros brazos, cambio de estado junto a nosotros. Fue un momento duro, muy duro.

Volvimos a casa y me puse a cavar en el lugar elegido, mi hermano Pablo se acercó y tras un abrazo me ayudó en la tarea.

Una de las primeras veces que clave mi pala sentí algo duro en la tierra, al mirar era un cuarzo, lo levante, estaba casi todo tapado por tierra, se lo dí a mi mujer, estaba enterrado en el lugar donde descansaría Felicia, al terminar el pozo la fui a buscar y pensé en ponerle un cuarzo amatista, (ya que es el indicado para el cambio de estado, para la elevación de las almas), en ese momento recordé el cuarzo que había encontrado y lo fui a buscar, lo lave, aún conservaba la tierra con la que lo había encontrado, al limpiarlo note que era una punta natural de cuarzo amatista.

Lleve a Felicia hasta el lugar, cerré sus ojos y la acomodamos dentro del pozo, puse el cuarzo dentro de su boca, le tiramos unas flores que cortamos de nuestro jardín y la enterramos.

Yo no podía parar, mi familia me acompaño hasta el vivero y compramos flores. Al volver las sembramos escribiendo con flores blancas la letra F de su nombre, la que decoramos con otras flores de la misma especie pero de color rosa.

Yo estaba agotado, pero no podía parar de trabajar, mi teléfono sonaba y ni lo sacaba del bolsillo, solamente me ocupaba de terminar de armar el sitio donde descansa Felicia.

Cuando terminé me senté en un sillón y me desplomé, llore, llore mucho mientras leía los comentarios que recibía de mis familiares y en las redes sociales. También pude sentir el alivio de saber que ya descansa cerca nuestro, que ya no tenía que estar pensando si esté bien, si tiene sed, si comió, si puede caminar o si necesita hacer sus necesidades, ahora ella está en paz, y nosotros también.

Le dimos un espacio junto a la fuente de agua, bajo la mirada del ángel, donde alguna vez enterré a sus cachorros que nacieron muertos. El lugar predilecto de las visitas y donde cada mañana voy a darles de comer a los peces, un espacio que se ve desde los lugares donde solemos estar cuando estamos en casa.

Ahora escribo, Kika y Conny estan cerca mio, en alma de Felicia corre por el pasto y su cuerpo se hace uno con la tierra que es nuestro hogar.

Hace casi 16 años llegó a mi vida, me enseñó a cuidarla, a amar a los perros, me dio la fuerza necesaria para darle una casa con jardín para que pueda correr.

Un día le prometí un jardín para ella, le dije que le cambiaría su vida de departamento a la de una casa con jardín para que pueda ser libre las 24 horas. Hace 10 años le pude cumplir la promesa, y 24 horas después de cancelar la hipoteca de nuestra casa Felicia cambio de estado, ahora descansa en la tierra que le regalé.

Tengo una angustia tremenda por su partida, pero a la vez una sensación de orgullo muy grande por haberle cumplido lo que le prometí. Todo, le dí el jardín, no permití que sufriera, y le arme con mis propias manos el sitio de su descanso eterno. Ahora puedo estar tranquilo, ahora todos estamos en paz.


Felicia: Es la primera vez que le escribo a tu alma y solo quiero decirle gracias por todo lo que me diste. Fuiste la mejor perra que pudimos tener, nunca nadie ocupará tu lugar, sos la primera y siempre lo serás, descansa en paz y que tu alma se eleve, que tu espíritu evolucione. Le pido a Dios que te conceda todos los privilegios que te corresponden, que se corresponden a tu bondad en la tierra. No me va a alcanzar la vida para agradecerte tu paso por mi tiempo, espero haber correspondido fielmente a tu amor incondicional, te amo por siempre.


Papá


Alejandro Flores
5 de Noviembre de 2017
La Merecida
Silla Azul
Espacio Sagrado


Para Felicia

18 de Diciembre de 2001 – 4 de Noviembre de 2017



viernes, 3 de noviembre de 2017

El placer de vivir



Tuve un momento de relax en la oficina y decidí hacer un pequeño viaje por Roma en Google Earth, aterrice en la Fontana di Trevi y caminé con el Street View haciendo el recorrido que tantas veces hicimos con mi familia hasta el hotel Julia en Via Rasella 29, donde nos hospedamos, me detuve en la puerta recordando las habitaciones, las noches y la sensación de despertarnos en por la mañana sabiéndonos en la eterna Roma.

Recordé nuestro arribo a la cuidad, transité el trayecto que separa la estación de subte Barberini, donde salimos a la superficie tras viajar desde el aeropuerto, hasta el hotel. Pude sentir la emoción de la llegada, ese apuro por encontrar el hotel, dejar el equipaje y empezar a descubrir la ciudad que desde el primer instante hacia saber que nos impactaría, como nos impactó.

Después volé al Vaticano y recordé la sensación de verlo por primera vez, esa mezcla de sensaciones que unen la religión, la espiritualidad, y la sensación de caminar sobre la historia viva de nuestra civilización. Recordé la visita a la capilla Sixtina, el interior de la basílica de San Pedro y cuando me detuve a orar frente a su tumba en la necrópolis. Recordé verlo al papa Francisco a pocos metros en la audiencia, y caminar hasta encontrar con el restaurant de Alberto y Graziela quien nos recibió con su amabilidad y nos deleitó con sus deliciosas pastas.

De ahí camine hasta el Panteón atravesando Piazza Navona, recordando los pasos apurados por ingresar cuando lo encontramos.

Viajar tiene eso, los viajes duran un tiempo, pero quedan para toda la vida, las emociones perduran, se reviven al momento de ver una foto, de recordar un instante. Aunque estemos en otro lado sentimos los aromas de ese momento, el clima, es como si el tiempo se hubiese detenido para siempre, ya que los instantes son eternos en nuestros recuerdos.

Un cumulo de emociones brota por mi cuerpo recordando instantes del viaje que hicimos hace pocos meses, pero el que más me emociona, la sensación más fuerte que tengo y desborda mi ser, es la que tuve cuando tomé conciencia del lugar donde había llevado a mi hija, cuando comprendí que la vida me dio la posibilidad de llevarla a sus 14 años a conocer esos lugares mágicos, cuando la vi caminar por las calles con sus empedrados gastados por el paso de tantas gentes, cuando la vi deslumbrarse ante las maravillas del viejo continente. Saber que conservara en su mente esos recuerdos toda la vida, que las vibraciones que recibió se grabaron en su esencia, ya forman parte de sus vibraciones y quedaran en su ADN para nuestra descendencia.

La vida me ha dado muchas cosas, cosas maravillosas, también tristes y dolorosas, de todas me he formado, cada vivencia es parte de lo que soy. Puedo decir a mis 44 años que he vivido, que amo, que soy amado, y que le doy a cada ser que me rodea lo mejor que puedo, esa es mi riqueza, eso es lo que me da placer, el placer de estar vivo, el placer de vivir.


Ale Flores

2 de Noviembre de 2017



"Lo que del alma sale, al alma llega"
Ale Flores

Soy Reiki

"El amor es la religión de la nueva era."

Mi canal de Youtube - Acá podes escuchar mis textos leídos en Pop Radio (FM 101.5)

"Compartir lo que nos hace bien, nos hace bien de nuevo."

Ale Flores

Aqui podes leer y descargar mis libros: