"Lo que del corazón sale, al corazón llega"


DIOS ES MAS FUERTE

viernes, 3 de noviembre de 2017

El placer de vivir



Tuve un momento de relax en la oficina y decidí hacer un pequeño viaje por Roma en Google Earth, aterrice en la Fontana di Trevi y caminé con el Street View haciendo el recorrido que tantas veces hicimos con mi familia hasta el hotel Julia en Via Rasella 29, donde nos hospedamos, me detuve en la puerta recordando las habitaciones, las noches y la sensación de despertarnos en por la mañana sabiéndonos en la eterna Roma.

Recordé nuestro arribo a la cuidad, transité el trayecto que separa la estación de subte Barberini, donde salimos a la superficie tras viajar desde el aeropuerto, hasta el hotel. Pude sentir la emoción de la llegada, ese apuro por encontrar el hotel, dejar el equipaje y empezar a descubrir la ciudad que desde el primer instante hacia saber que nos impactaría, como nos impactó.

Después volé al Vaticano y recordé la sensación de verlo por primera vez, esa mezcla de sensaciones que unen la religión, la espiritualidad, y la sensación de caminar sobre la historia viva de nuestra civilización. Recordé la visita a la capilla Sixtina, el interior de la basílica de San Pedro y cuando me detuve a orar frente a su tumba en la necrópolis. Recordé verlo al papa Francisco a pocos metros en la audiencia, y caminar hasta encontrar con el restaurant de Alberto y Graziela quien nos recibió con su amabilidad y nos deleitó con sus deliciosas pastas.

De ahí camine hasta el Panteón atravesando Piazza Navona, recordando los pasos apurados por ingresar cuando lo encontramos.

Viajar tiene eso, los viajes duran un tiempo, pero quedan para toda la vida, las emociones perduran, se reviven al momento de ver una foto, de recordar un instante. Aunque estemos en otro lado sentimos los aromas de ese momento, el clima, es como si el tiempo se hubiese detenido para siempre, ya que los instantes son eternos en nuestros recuerdos.

Un cumulo de emociones brota por mi cuerpo recordando instantes del viaje que hicimos hace pocos meses, pero el que más me emociona, la sensación más fuerte que tengo y desborda mi ser, es la que tuve cuando tomé conciencia del lugar donde había llevado a mi hija, cuando comprendí que la vida me dio la posibilidad de llevarla a sus 14 años a conocer esos lugares mágicos, cuando la vi caminar por las calles con sus empedrados gastados por el paso de tantas gentes, cuando la vi deslumbrarse ante las maravillas del viejo continente. Saber que conservara en su mente esos recuerdos toda la vida, que las vibraciones que recibió se grabaron en su esencia, ya forman parte de sus vibraciones y quedaran en su ADN para nuestra descendencia.

La vida me ha dado muchas cosas, cosas maravillosas, también tristes y dolorosas, de todas me he formado, cada vivencia es parte de lo que soy. Puedo decir a mis 44 años que he vivido, que amo, que soy amado, y que le doy a cada ser que me rodea lo mejor que puedo, esa es mi riqueza, eso es lo que me da placer, el placer de estar vivo, el placer de vivir.


Ale Flores

2 de Noviembre de 2017



Publicar un comentario
"Lo que del alma sale, al alma llega"
Ale Flores

Soy Reiki

"El amor es la religión de la nueva era."

Mi canal de Youtube - Acá podes escuchar mis textos leídos en Pop Radio (FM 101.5)

"Compartir lo que nos hace bien, nos hace bien de nuevo."

Ale Flores

Aqui podes leer y descargar mis libros: