"Lo que del corazón sale, al corazón llega"


DIOS ES MAS FUERTE

miércoles, 28 de julio de 2010

Problemas
















Hace algo más de una semana que no escribo.

Ustedes no lo notaron, claro, pero yo si.

Este fin de semana estuve en cama, gripe o algo así, fiebre, tos, resfrío, lo típico en el invierno porteño y cuando la mente deja filtrar en el cuerpo cúmulos de emociones encontradas motivadas por las vivencias terrenales, esas cosas a las que algunas veces llamamos “problemas”.

Estoy con esta idea desde la última vez que escribí.

Andando por ahí tuve una imagen, estaba sintiendo como que me faltaba algo cuando pensé, “si por algún motivo perdiera uno solo de mis dedos el sufrimiento seria tal que no habría nada mas importante en el mundo que la atención a ese dolor, a ese percance” sin embargo ahí estaba, manejando mi auto y gozando de buena salud, pero aún me sentía incompleto.

Al día siguiente recibí un correo electrónico en el que cuenta la vida de una niña oriental que solo posee el torso superior de su cuerpo y en el mensaje muestra como con una gran sonrisa en su rostro supera todas las dificultades que le impedirían moverse normalmente en el mundo, y yo aún me sentía incompleto.

El jueves acompañe a mi viejo al oncólogo, estaba débil, sin voluntad para comer, sufre dolores y le cuesta dormir. En la clínica, que es un centro oncológico muy importante, observe a muchas de las personas que esperaban atenderse, incluyendo a mi viejo, volví a sentir que me faltaba algo.

El viernes me quede en cama, llegue a tener 38.5 de fiebre y ahí sentí el deseo de volver a sentirme bien, de gozar de buena salud.

Hoy, el primer día sin fiebre me siento completo, siento que todo este proceso de una semana me sirvió para ver lo afortunado que soy, ya que mi cuerpo es perfecto y goza de buena salud. Mi mente que a veces me persigue con ideas desequilibrantes ya no tiene el suficiente poder como para evitar que mi ser se eleve por sobre las dificultades y recuerde que todo es pasajero.

Que los temores, los problemas que sentimos y nos agobian, pasan, se terminan. Que duran el tiempo que deben durar, a veces sostenidos por nosotros mismos que los extendemos más de lo necesario.

Hoy solo miro con placer el echo de poder volver a levantarme temprano para ir a trabajar. Poder ir a tomar mate con mi viejo y disfrutar lo que nos queda de tiempo juntos en esta encarnación. Organizar algo más para hacer con mi hija antes de que terminen las vacaciones de invierno. Agradecer y retribuir el amor con el que mi mujer cuido de mi en estos días, cuando con su mirada llena de amor fijaba sus ojos en los míos, cansados, débiles y me animaba a levantarme a volver a sentirme bien.

Me animaban también y mucho los mensajes que recibí de ustedes, sobre todo uno de una mujer de 69 años que me decía que nunca en su vida había leído cosas tan lindas como las que recibe de mi, y eso me reconfortó, fue una caricia a mi alma que vibro en todas las dimensiones de mi ser y le dio mayor entidad a mi misión, logrando eliminar esa sensación recurrente de querer entender su sentido o en realidad de cuestionarla.

Hoy me siento bien.

Volví a caminar por el jardín, a jugar con las perras, a contemplar la naturaleza y a sentirme uno. Uno con la vida, uno con la naturaleza, uno con los elementales, uno con ustedes, uno con mi propio ser.

Desde hace una semana pensaba en escribir algo sobre los problemas y ya ven, termino yéndome por las ramas, hablando de muchas cosas y no de “problemas”, ¿será que es eso?, ¿que en definitiva los “problemas” no son nada?

Alguna vez dije “los problemas son ilusorios, las soluciones reales”.

Hoy les digo, y sobre todo a quienes creen que los problemas son reales, que los problemas se diluyen cuando logramos elevar nuestros pensamientos hasta donde habita nuestro ser, hasta que nos fusionamos con la energía universal, nuestra fuente creadora y desaparecen las carencias que nos los originan.

Cuando nos sentimos uno con Dios, nos sentimos parte de su energía y entendemos que lo demás solo son experiencias.

Los problemas son experiencias y de ellas aprendemos. De ellas tomamos conocimientos y fuerzas para seguir. Experiencias para trasmitir, enseñanzas que nos servirán en esta y en otras vidas. Clases de vida para nosotros y para los demás.

Guiñémosle el ojo a los que creemos son problemas.

Miremos a ese mounstro a los ojos y con amor digámosle “gracias” ya que seguramente este que creemos que es terrible para nosotros, mirado en otras circunstancias, desde otros ojos, es una bendición. Todo depende de cómo se lo mire, de cómo se lo interprete. En definitiva es solo cuestión de aceptación.

Gracias padre por mis “problemas”.

Gracias padre por permitirme ver que todo problema esta a solo un pensamiento de su solución.


Gracias por estar.


Mi amor de Dios hacia vos.


Soy Reiki



Yo Soy


PD: Creo que este mensaje no estaría completo sin incluir la historia de Qian HongYan - ella perdió sus piernas en un accidente, su familia es pobre y no tienen para comprar unas prótesis, entonces ella usa un balón de basket para movilizarse. Usa 2 apoyos de madera, ella nunca se queja, a pesar de que ya ha pasado seis pelotas de basket, ella va a sus clases, ella esta siempre con una sonrisa, siempre sonríe, siempre animada, siempre positiva con tu ayuda, ella va a poder tener un par de piernas. Les adjunto las imágenes que retratan su historia.

Recuerden Sonreír siempre....

Los saludo desde mi amor.


Soy Ale para los que me aceptan como soy.
Publicar un comentario
"Lo que del alma sale, al alma llega"
Ale Flores

Soy Reiki

"El amor es la religión de la nueva era."

Mi canal de Youtube - Acá podes escuchar mis textos leídos en Pop Radio (FM 101.5)

"Compartir lo que nos hace bien, nos hace bien de nuevo."

Ale Flores

Aqui podes leer y descargar mis libros: